Archives Virtuelles Latino-Américaines




 

Edición crítico-genética de cuatro cuentos de Silvina Ocampo

Coordinador:
Daniel Balderston


Equipo:
María Auxiliadora Balladares
Enrique Chácon
Andrea Juliana Enciso
Kayala Paulk
Arturo Matute Castro
María Julia Rossi

____________________________




♦ "La casa de los relojes"
♦ "La furia"
♦ "Tales eran sus rostros"
♦ "Las invitadas"
♦ Comentarios finales




Volver al índice






Hace unos doce años Amos Segala nos pidió a Edgardo Cozarinsky y a mí que nos encargáramos de una edición para la Colección Archivos de los cuentos de Silvina Ocampo (1903-1993). Ese proyecto no prosperó, tanto por las dificultades que tuvo la serie en los años siguientes como por el hecho de que los herederos de Ocampo y de su marido, Adolfo Bioy Casares, no se habían puesto de acuerdo sobre el acceso a sus originales. Pero gracias al contrato que firmamos Cozarinsky y yo, pude acceder brevemente, por permiso de la jueza encargada del caso de la herencia de los Bioy y las diferentes personas designadas por ella, a algunos de esos originales, y pude conseguir que los encargados del archivo de los Bioy me hicieran fotocopias del archivo genético de cuatro cuentos, "La casa de los relojes", "La furia", "Tales eran sus rostros" y "Las invitadas". Agradezco a Ernesto Montequin, el encargado de los originales de Ocampo, sus muchas atenciones y su ayuda para poder conseguir esas fotocopias.


Lo que sigue es una edición genética de esos cuatro cuentos, con estudios colectivos de un grupo que he dirigido en la Universidad de Pittsburgh durante el primer semestre de 2011 (en el marco de un seminario de posgrado sobre crítica genética). (1) Andrea Juliana Enciso y María Auxiliadora Balladares se encargaron del cotejo y comentario de "La casa de los relojes", yo de "La furia", Arturo Matute Castro y Enrique Chacón de "Tales eran sus rostros", y María Julia Rossi y Kayla Paulk de "Las invitadas". Hemos trabajado en grupo en la corrección de las ediciones de los cuatro cuentos y de los comentarios finales.

En tres de los cuatro casos ("La casa de los relojes", "Tales eran sus rostros" y "Las invitadas") la primera versión es un manuscrito ológrafo en la letra algo desprolija de Silvina Ocampo, escrito en cuadernos escolares. Luego siguen tres o cuatro versiones dactiloscritas, con correcciones de la autora y a veces de Adolfo Bioy Casares y de la secretaria de Ocampo, Elena Ivulich. Hemos identificado la letra de las diferentes correcciones y nuestras notas aclaran la autoría de ellas.

Tomamos como punto de partida las primeras ediciones de La furia (1959) y Las invitadas (1961), y confrontamos esas ediciones con los textos ofrecidos en el primer tomo de los Cuentos completos de Ocampo (1999) y con la edición corregida de La furia (2006) preparada por Ernesto Montequin. Algunas de las diferencias entre las distintas versiones dactiloscritas, y entre las primeras ediciones y la de 1999, se deben a la reforma ortográfica de 1959. También que en varias de las versiones hay titubeos entre el voseo y el tuteo en la composición de diálogos entre los personajes: recordamos que en los años en que se escribieron estos cuatro relatos el voseo no se había convertido del todo en un registro literario en el Río de la Plata y que Silvina Ocampo fue una de los pioneros en ese proceso de cambio lingüístico. Sobre este fenómeno volveremos al final.

En las anotaciones hemos cotejado todas las versiones disponibles. La transcripción del manuscrito se deja para el final de cada párrafo (para no interrumpir constantemente la lectura), y en el estudio final incluimos una transcripción completa del manuscrito más interesante, el de "Las invitadas", junto con un comentario que habla sobre lo que nos dicen los manuscritos de Ocampo.

En las notas hemos seguido las siguientes convenciones, comunes a la serie de la Colección Archivos y a algunos especialistas de la crítica genética:

sss tachadura

<sss> inserción entre líneas

(ileg.) ilegible

/sss/ inserción escrita en el margen

Se consignarán las iniciales de Adolfo Bioy Casares (ABC), Elena Ivulich (EI) y Silvina Ocampo (SO), y no sus nombres completos, para indicar sus intervenciones en las diversas versiones.

Cada cuento tiene su "Nota aclaratoria", donde se definen las características particulares del material genético, y breves "Comentarios" circunscriptos a la edición de cada cuento. Reservamos las reflexiones finales para consideraciones generales acerca del proceso de escritura y aspectos comunes.

Agradezco la minuciosa corrección que hizo de todo este dossier María Julia Rossi, sin quien hubiera sido imposible presentar esto a la publicación









Notas

(1). Además de diversos ejercicios prácticos con manuscritos de Borges, Gómez de la Serna y Ocampo, en el curso de la clase se leyó y comentó un buen número de libros de especialistas del campo, tales como Deppman et al, Bushell, Cerquiglini, De Biasi, Lois, así como ensayos de Said, de Man, Gumprecht, Wimsatt y Beardsley, Bryant, Neefs.